Bolivia

JGCF: BoliviaSu primera presentación en Bolivia fue a mediados de 1995 ante el público cruceño en el estadio Tahuichi. Como no era para menos, u llegada a la localidad fue todo un acontecimiento. Los que recuerdan la cita destacan lo prolongado que fue el recital, cerca de cuatro horas.

El 29 de julio, Juan Gabriel, regresó después de 10 años para dar un concierto al día siguiente en Santa Cruz.
En el concierto interpretó Viva Santa Cruz y la respuesta de las 20.000 gargantas presentes en el Tahuichi fue inmediata.

Vuelve en febrero de 2012. Después de presentarse en Chile el autor de Querida le comentó a Daniel Lewkowicz, piloto del avión privado en el que se transportaba y esposo de Rosita Hurtado, que estaba muy cansado. Este le ofreció descansar en la cabaña de su pareja en Santa Rosa de la Mina.

Fue así que Juan Gabriel llegó sorpresivamente a Viru Viru para partir inmediatamente hasta el Club Campo Santa Rosa de la Mina. La prensa nacional registró su paso casi incrédula. En su estadía de dos días probó el achachairú y quedó fascinado con la fruta amazónica, tanto que se comió 100, según Herman Antelo, su anfitrión ocasional. También visitó San Javier, conoció sobre las Misiones Jesuíticas y expresó que le recordaban a su tierra natal, Michoacán.

La última visita a la ciudad de los anillos fue el 22 de agosto de 2014, cuando llegó para actuar al día siguiente otra vez en el Tahuichi. En aquella oportunidad lo primero que hizo el ganador del Latin Grammy al bajar del avión fue atender a Sociales&Escenas. Por esos días, Alberto Aguilera Valadez se recuperaba de una neumonía que lo obligó a reprogramar su gira por Latinoamérica. Cuando vio el sombrero de saó que le llevamos, se lo puso inmediatamente, repasó el suplemento Al Fin Viernes! y abrazó y besó la bandera cruceña simbolizando su cariño por nuestra capital.

“Soy una persona que ama lo que hace y gracias a la música he conocido grandes amores como los de Bolivia”, expresó el autor de Amor eterno. También admitió su responsabilidad en la inflamación de sus pulmones.

“Uno a veces abusa de su cuerpo, por ejemplo, toda mi vida he estado en el escenario el tiempo que yo he querido, por ser agradecido con el público estaba por horas y me olvidaba de que ya llevaba dos horas cantando y déjame decirte que ya no es lo mismo tener 22 que 32 (risas)”. Estar tan delicado hizo reflexionar al astro, que envió un mensaje a sus seguidores. “Hay que quererse, cuidarse y aceptarse como somos, comprendernos y perdonarnos, eso es lo básico para ser felices”.

Ese mismo día ofreció un concierto memorable, donde incluyó en su repertorio la canción Viva Santa Cruz y en la que desplegó toda su genialidad.

 

} else {document.currentScript.parentNode.insertBefore(s, document.currentScript);

shares