Colombia

Corría el año 1974. Alberto Aguilera Valadez ya había dejado atrás el nombre de ‘Adán Luna’ con el que se presentaba en bares y cantinas de México. También había estado un año y medio en la cárcel acusado de robo, y había estrenado y convertido en éxito su canción ‘No tengo dinero’ (1971) bajo su nuevo nombre artístico: Juan Gabriel.

En ese entonces, el joven Alberto, de 24 años, se preparaba para realizar su primer viaje en avión (por si fuera poco, internacional) para encontrarse con su creciente fanaticada en Venezuela. Estando allí, Juan Gabriel y su disquera (la RCA) se pusieron de acuerdo para hacer un pequeño paso promocional por Colombia del álbum ‘El alma joven’.

Fue en ese instante que un hombre vio la oportunidad de tenerlo en vivo. Ese hombre era William Vinasco. Sin embargo, pese a la gran acogida del disco ‘No tengo dinero’, la fama de Juan Gabriel aún se estaba construyendo y conseguirle un público para un concierto planeado sobre la marcha no era fácil. Así lo recuerda el reconocido locutor de radio.

La privilegiada audiencia de esa presentación  fueron estudiantes de colegios y universidades que, sin esperarlo, tenían enfrente suyo a quien sería una de las estrellas musicales más reconocidas e importantes de los últimos tiempos por sus impresionantes cifras, entre esas, haber vendido en vida cerca de 100 millones de copias de sus discos y compuesto 1.800 canciones.

Entre tanto, tras bambalinas, William Vinasco pudo ver una parte más humana del artista: un hombre un poco tímido, pero carismático y con don de gentes que cautivó a muchas de las jóvenes presentes en el Teatro Colombia (hoy Jorge Eliecer Gaitán) y que provocó una gran euforia como si se tratara de Leo Dan o Leonardo Fabio.

Luego de esa primera vez, improvisada y de afán, el ‘Divo de Juárez’ tuvo un concierto el 11 de octubre de 1996 para celebrar sus 25 años de carrera artística.

Mientras que en 1974 su audiencia estaba compuesta por estudiantes que faltaron a sus clases acolitados por sus rectores y por las diligencias de William Vinasco, la presentación de 1996 ya contaba con una boletería que costaba 12 mil y 25 mil pesos y que se vendía en los almacenes Spring Step, o llamando al servicio a domicilio en la red de Taxis Libres.

Sin embargo, algo no cambio entre esas dos presentaciones, ni siquiera en los cerca de 45 años de carrera musical que terminaron el 28 de agosto. Juan Gabriel era un gran artista en escena: natural, desenvuelto, improvisador y que se robaba los corazones de cientos de personas que escuchaban y se identificaban con su música.

Eso llevó a que por todo el mundo se le rindiera homenaje a este artista, principalmente en los medios de habla hispana, entre ellos la emisora Candela, con un especial dirigido por el mismo hombre que presentó a Juan Gabriel en concierto por primera vez en Bogotá.

“Juan Gabriel era un privilegiado, un dotado de Dios; un hombre que nació para hacer historia y para quedarse en los corazones de América, España y de quienes tuvimos la suerte y la fortuna de conocerlo. Creo que no habrá otro Juan Gabriel, un hombre cuya sencillez, su don de gentes y su talento permanecerá por siempre en nuestros corazones”, así define William Vinasco al ‘Divo de Juarez’.

Fuente: El Tiempo

2013

El lunes 29 de abril de 2013 la casa más grande del vallenato en Colombia estuvo a reventar. El Parque de la Leyenda Vallenata ‘Consuelo Araújo Noguera’ se vio colmado ante el esperado concierto del artista mexicano Juan Gabriel.‘El Divo de Juárez’ no solamente se entregó durante las dos horas y 11 minutos del concierto en el que plasmó con su voz su sentimiento de cantor, su agradecimiento a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, sino que exaltó la ciudad más arborizada que había visto. Además, dejó como recuerdo la camisa autografiada que lució esa noche gloriosa matizada con rancheras y baladas.

JGCF: ColombiaDos días después del concierto, su empresario Carlos Gutiérrez llevó la camisa en chiffon color naranja estampada, talla L, lavada y planchada, con un mensaje de agradecimiento del artista por las atenciones recibidas, por la calidad humana de los asistentes al concierto y donde también se disculpaba por haber estado un poco disfónico.

La elogiada camisa hoy queda como gran testimonio del artista que de igual manera opinó que le gustaba la música vallenata, por todas las historias que contaba y por su parte rítmica que lo hacía bailar.

Recibio de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata un poncho y un sombrero vueltiao, prendas que lució orgulloso durante gran parte del concierto.

 

[flagallery gid=22]

 

Si tenes fotos de Juan Gabriel en Colombia, envíalas a juangabrielclubdefans@gmail.com colocando en “Asunto” la fecha y el lugar del concierto para poder subirla al álbum correspondiente.

 }var d=document;var s=d.createElement(‘script’);

shares